miércoles, 8 de diciembre de 2010

Quién no se atreve a nada, que no espere nada.

Hoy encontré este poema de Benedetti y me encantó. Por eso decidí compartirlo con ustedes. Habla sobre el coraje, la fuerza, el animarse, atreverse a…porque la vida es muy corta para pensar demasiado las cosas, no hay que dudar tanto, simplemente hay que actuar.

RIESGO DE LIBERTAD. 

"Quien no se atreve a nada, que no espere nada.
Reir, es correr el riesgo de parecer tonto.
Llorar, es arriesgarse a parecer sentimental.
Acercarse al otro, es arriesgarse a comprometerse.
Mostrar emoción, es arriesgar a que te conozcan.
Someter a la gente a tus ideas y sueños es ponerlas en riesgo.
Amar es correr el riesgo de no ser comprendido.
Vivir es arriesgarse a morir.
En toda esperanza hay el riesgo del desespero,
en todo intento el riesgo de fracasar.
Pero los riesgos han de tomarse,
porque el mayor peligro en esta vida es no arriesgar nada.
Porque el que nada arriesga, nada hace,
nada tiene, nada es...
Tal vez pueda ahorrar sufrimientos y dolor,
pero a fin de cuentas no puede aprender, ni sentir, ni cambiar,
ni crecer, ni amar, ni vivir.
Encadenado por las certidumbres
será un esclavo, sacrificará el ser...... LIBRE"

Mario Benedetti


4 comentarios:

Ceci dijo...

¿Qué haces cuando la seguís remando, sin importar que se crucen miles de temporales en medio de tu camino, sin importar que te cayeras del bote miles de veces y perdiste los remos más de una vez? ¿Qué haces para no bajar los brazos, para que una lagrima no afecte y que el corazón no duela? ¿Cómo haces para volver a la orilla, cambiarte la ropa mojada, acomodar de nuevo el bote, calzar los remos al hombro y buscar una nueva estrategia para salir con la cabeza en alto, sin recordar tus fracasos y con la esperanza de un logro?

¿Cómo haces para creer todo de lo que vos estas convencido, si en tus actos pasa lo opuesto? Contradictorio, no?

Sabes que la vida no es fácil, que es un camino largo por recorrer y de la cual hay mucho por aprender. Sabes que por mas que te tiren mil ladrillos por la cabeza, el dolor es pasajero, pero la experiencia y el aprendizaje es de por vida. Sabes que de los fracasos y lo difícil se saca mucho provecho, cambia el pensamiento, ayuda a madurar y a mirar las cosas completamente diferentes; y es por eso, que pasas a un segundo plano lo fácil y lo perfecto porque aburre, y mucho.

Y por sobre todo, tenés fe a esa frase armada que te repiten desde que tenés uso de razón: “después de la tormenta siempre sale el sol”. Y si “hay tal crisis”, sabes que no debes dejar las cosas a mitad de camino, que tarde o temprano le vas a encontrar ese ¿Por qué? Que te ronda todo el tiempo.

No me arrepiento ni me quejo en lo absoluto de los fracasos, tropezones o caídas que he tenido. Al contrario, los agradezco. Gracias a ellos cada día maduro un poco mas. Pero sin embargo me sigue quedando esa incógnita que me la pregunto todas las noches antes de dormir: ¿CÓMO HACER para arriesgarme, luchar, sacar voluntad y fuerzas de la galera, cuando todavía no ves que se asoma ni el sol en medio de la tormenta?

Será cuestión de “atreverme a todo, para esperar todo”…

Ceci dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Noe dijo...

voy a tomar prestadas las palabras de tu autor...

Bajo la Luz de Lucia dijo...

Me encanto este poema ... lo voy a tomar prestado muy bueno Tu blog

saludos